Hublot Classic Fusion Tourbillon Skull

Fiel a su imagen de firma transgresora, Hublot hace suya la bandera pirata en un reloj heterodoxo en técnica y estética. No es la primera vez que vemos la temible calavera en una pieza de la casa de Nyon. En 2012 celebró los cinco años de su boutique de París con un modelo diseñado en colaboración con su socio de la capital francesa Laurent Picciotto, enfant terrible y gran impulsador de la Alta Relojería de aquella ciudad a través de su establecimiento Chronopassion.

La idea es la misma, aunque mucho más elaborada y exclusiva. Lo comprobamos en su calibre Tourbillon, especialmente adaptado para la ocasión con la calavera que preside la jaula del órgano regulador y los huesos de los puentes. Todos los componentes han sido cortados a láser para lograr un efecto tridimensional que aportara realismo a la puesta en escena.

Hublot Classic Fusion Tourbillon Skull

Conocido por los incondicionales de la marca, el mecanismo es de cuerda manual, con reserva de marcha de cinco días y acabado esqueleto (¡y nunca mejor dicho!). La caja también es especial en este modelo. Hublot siempre se ha caracterizado por el uso de materiales innovadores: pocas firmas habrá en el mercado con una variedad tan grande de compuestos para la fabricación de sus cajas. Ahora se suma a la lista el aluminio cerámico.

Este material se ha obtenido después de someter al metal a un tratamiento de descarga de plasma en un baño electrolítico que le permite alcanzar un grado de dureza de 1.000 vickers. El aluminio cerámico recibe más tarde un baño de arena hasta conseguir el pulido de aspecto envejecido que apreciamos en la imagen. Sólo saldrán a la calle 50 piezas de este transgresor reloj.

Deja un comentario