Hermès Arceau Millefiori

La próxima vez que alguien me pregunte qué es el lujo pienso plantarle ante sus ojos un pisapapeles Millefiori de la Real Cristalería de Saint-Louis: no se me ocurre definición más breve y gráfica. Estas pequeñas y delicadas piezas llevan siendo el objeto de deseo de miles de personas durante generaciones.

La Real Cristalería de Saint-Louis fue fundada en el siglo XVI y pertenece a Hermès desde 1989. Esta simbiosis existente entre las dos casas tuvo su primer fruto relojero el pasado año en la realización de la edición especial del reloj Atmos de Jaeger Le-Coultre con una espectacular esfera de cristal soplado de 275 milímetros de diámetro y 10 kilos de peso.

Hermès Arceau Millefiori

Las creaciones de este año no son menos deslumbrantes: una exquisita selección de tres piezas únicas de relojes de bolsillo cuya tapa superior es un cristal confeccionado según la técnica del pisapapeles Millefiori de la casa Saint-Louis. Para el paso de la forma abombada del pisapapeles a la plana del cristal del reloj ha sido necesario contar con la maestría de un especialista lapidador para conseguir el corte perfecto de la pieza. Cada tapa, única en el mundo a causa de su especial elaboración, cubre una caja de 48 milímetros en oro blanco, con esfera también en oro y decorada con un esmalte gris degradado.

El mecanismo es el H1837 manufactura de carga automática y 50 horas de reserva en marcha. Para los que prefieran algo más ‘práctico’, los Arceau Millefiori también están disponibles en versión de muñeca, tanto para mujer (34 milímetros) como para caballero (41 milímetros). El modelo de bolsillo sale a la venta a un precio de 109.000 euros.

Deja un comentario