Richard Mille 36-01 Sébastien Loeb

Se ha hecho de rogar, pero Richard Mille también ha sucumbido al poder “femenino”. La prestigiosa marca de relojes deportivos ha centrado su conjunto de novedades de este año en la mujer con cuatro propuestas (atentos al reloj que ha creado para Natalie Portman). Este interés no quita para que Richard Mille siga mostrando un continuo caudal creativo que vierte en referencias deportivas masculinas.

Entre los modelos recién aterrizados nos quedamos con el curioso RM 36-01 diseñado por Sébastien Loeb, imagen de la marca desde el año pasado. La estrategia sigue la misma tónica con la que triunfó en anteriores modelos diseñados para figuras deportivas como Rafa Nadal o Yohan Blake: elaborar un reloj a partir de las necesidades y exigencias que cada uno de ellos requiere en su deporte.

Richard Mille 36-01 Sébastien Loeb

En el caso de Loeb se ha recuperado el medidor de fuerza G que Richar Mille estrenó el año pasado en el RM 06 dedicado a Jean Todt (fue el primer reloj del mundo en incorporar un indicador mecánico de estas características), aunque con la novedad de poder ahora adaptarlo en diferentes sentidos y no sólo controlar los golpes frontales. Para ello ha sino necesario ubicar el indicador en el centro mismo del reloj, incluyendo el pulsador de puesta a cero.

No sé si tendremos la ocasión de comprobar su eficacia, pero su diseño me encanta y demuestra que siempre existe espacio para experimentar. Tiene un diámetro de casi 48 milímetros y su caja está elaborada con cerámica, titanio y un polímero de gran ligereza. De él se han hecho únicamente 30 piezas.

Deja un comentario