One Hyde Park: Pasen y vean II

Cuando los dueños de la casa nos visitaron, el espacio era una caja vacía, con vistas al Royal Park y Knighstbridge“, asegura Richard Share, director de proyectos globales de Candy&Candy. “Además de que nadie puede construir enfrente, tiene todas las comodidades y servicios del vecino Hotel Mandarin Oriental -incluyendo servicio de habitaciones 24 horas, servicio de limpieza, con asistencia y personal del hotel 24 horas al día-, algo que nunca ha existido antes en Londres”.

Lo que la pareja adquirió fue el efecto el último lienzo en blanco del edificio. La elaboración de un plan para el interior resultó una tarea considerable. Para facilitar ese proceso, Share usó cinta adhesiva para perfilar los diferentes espacios de la planta, lo que permitió a los propietarios caminar físicamente a través de un plano imaginario.

One Hyde Park

Los propietarios sabían que querían ver la ciudad y el parque al mismo tiempo“, dice. Así, cuando los visitantes entran al vestíbulo, se encuentran con amplias vistas de la bulliciosa Knightsbridge a la derecha y a la izquierda, las verdes vistas de Hyde Park. Además, destacan una escalera realizada en Dinamarca, el piso pulido a mano de Carrara, el mármol Noir Saint Laurent, la escultura de Rodin ‘El hijo pródigo’ y una araña de doble altura de cristal de Swarovski.

El pasillo, de 50 metros, que corta transversalmente el nivel inferior de la residencia, alberga ‘Tunnel View Down Under’, una instalación de Hans Kotter. Al final del pasillo que da a Knightsbridge, Share ha colocado una sala de juegos: mesa de billar, bar y una batería de Odery cubierta de critales Swarovski. Mientras que en el otro extremo, que se asoma a Hyde Park, destaca la chimenea de doble cara.

One Hyde Park: Pasen y vean I

Trackbacks para este artículo

  1. One Hyde Park: Pasen y vean | Sibaritalia

Deja un comentario