Campo Viejo estrena una bodega experimental

El referente mundial de los vinos de Rioja, Campo Viejo, inaugura su espectacular bodega experimental, cuyo espacio físico ya fue reservado para ese propósito en 2001. Ese año, el arquitecto Ignacio Quemada inauguró en este mismo lugar un impresionante edificio sostenible que yace semienterrado hasta una profundidad de 20 metros.

En su interior, custodiado tras portones de 10 metros de alto, se esconde el corazón de la innovación de esta compañía: un laboratorio aplicado, réplica en miniatura de la bodega original, que permite probar nuevos caldos bajo riesgos mínimos.

Campo Viejo Bodega Experimental

Sus creadores se han volcado en cuerpo y alma en este ejercicio con la incorporación de nuevas variedades de uva, diferentes creaciones a partir de la vendimia tardía o el aumento de la cantidad de resveratrol, un antioxidante presente en el fruto de la vid. “Estamos muy orgullosos del tempranillo blanco en maceración carbónica“, indica Clara Canals, la enóloga responsable de la bodega experimental, refiriéndose a un proceso de fermentación que solo se aplicaba en tintos.

El objetivo de Elena Adell, enóloga de las Bodegas Campo Viejo, es trasladar los éxitos de esta sala de pruebas a las 160 fermentadoras gigantes donde Campo Viejo elabora sus néctares.

Deja un comentario