BMW i3: corazón eléctrico

El BMW i3 es el primer coche puramente eléctrico que BMW Group fabrica en grandes series. Su lanzamiento marca una nueva etapa en el desarrollo futuro de la movilidad eléctrica. El BMW i3 mantiene todos los rasgos que caracterizan a la casa alemana y que la han convertido en un referente mundial: diseño futurista, revolucionaria arquitectura del coche, alto nivel tecnológico y, sobre todo, el placer inconfundible de ponerse a los mandos de un BMW.

A todo ello hay que sumar sus cualidades relacionadas con la sostenibilidad, por su condición de coche eléctrico. Su contribución al efecto invernadero es, aproximadamente, una tercera parte inferior que la del BMW 118d, que fue elegido World Green Car of the Year en 2008; y si se utiliza energía eléctrica de fuentes regenerables, esa citada contribución se reduce a la mitad. El secreto se encuentra en la Tecnología BMW eDrive con motor eléctrico y batería ion-litio de alto rendimiento, desarrollados por BMW Group.

BMW i3

Por eso el BMW i3 se presenta como una solución perfecta para desenvolverse en las zonas urbanas de alta densidad demográfica sin generar emisiones y sin perder el espíritu de BMW, aunando deportividad y eficiencia en todo su conjunto. En su exterior destacan las formas laterales con líneas de armoniosa fluidez y grandes superficies acristaladas. Mientras que en el interior se presenta con selectos acabados, que acentúan la espaciosidad y la moderna funcionalidad.

Respecto a su comportamiento sobre el asfalto, el BMW i3 es deportivo y demuestra gran agilidad. Acelera de cero a 100 km/h en 7,2 segundos y tiene una velocidad máxima de 150 km/h. En cuanto al consumo de energía la cifra se sitúa en 12,9 kW/h por cada 100 kilómetros, lo que le otorga una máxima eficiencia respecto a otros coches eléctricos.

Deja un comentario