Una cuestión de burbujas

Un champagne perfecto para cualquier tipo de celebración por su sabor afrutado y vigoroso, su paladar seductor y su madurez. El Impérial representa las tres variedades de uva de los mejores viñedos de la región y el estilo inconfundible de Moët & Chandon.

Su máxima expresión es el exclusivo Golden Dust Jeroboam (690 euros), que reinterpreta la mítica botella de Moët & Chandon Impérial. Está recubierta de polvo de oro e incluye la pajarita de maison, que en este caso está representada en una brillante chapa negra.

Louis Roederer Brut Premier

Los prestigiosos ‘Decanter World Wine Awards’ decidieron concederle el trofeo al mejor champagne non vintage del mundo. El Louis Roederer Brut Premier (39,50 euros) está elaborado a partir de una delicada mezcla de distintas cosechas de Pinot Noir (56%), Chardonnay (34%) y Pinot Meunier (10%).

Este champagne combina de forma equilibrada los toques afrutados y el frescor de un vino joven con la majestuosidad y la elegancia de un vino maduro. Un champagne con cuerpo, perfecto para la celebración.

Deja un comentario