Piaget: Espíritu pionero

El triunfo del color impulsado por Piaget se produjo en la década de los sesenta cuando comercializó relojes con esferas de piedra dura que convivían con el brillo de sus pulseras de oro. De esta manera, la maison elevó las piedras duras a la categoría de piedras preciosas.

Tras conseguir dominar el corte de las gemas, el color se convirtió en el sello distintivo de Piaget: jade, coral, lapislázuli, ojo de tigre y turquesa… En esta revolución tuvo mucho que ver una de las características específicas de la firma: los movimientos ultraplanos.

Piaget: Oro y color

El delgado Calibre 9P de dos milímetros de grosor y diámetro generoso, proporcionó nuevas oportunidades para la expresión visual y constituyó una auténtica revolución en el campo de la relojería. En primer lugar supuso el triunfo de color a través del trabajo con más de 30 piedras distintas, a lo que siguió la elaboración de creaciones en oro cada vez más sofisticadas.

La calidad y la artesanía han deparado una herencia única bautizada como ‘Oro y color’ que se puede visitar en la Piaget Time Gallery, ubicada en la parte superior de la boutique de Ginebra, hasta el 31 de marzo.

Deja un comentario