La elegancia de Lexus

Cuando nos referimos a elegancia hablamos de un toque de distinción. Abrir una puerta, ceder el paso, cómo comunicarse, la manera de vestir… Ocurre lo mismo a la hora de conducir. El coche habla de su conductor, la prolongación de uno mismo en el asfalto. Y uno habla de su coche. De ahí que quien opte por el Lexus GS es porque todo lo que le rodea va acorde con la máquina única que va a conducir, la misma que va a hablar de él, la que le va a introducir dentro de su espacio de distinción.

El nuevo GS 300h sigue la estela y la línea de la marca Premium, de las pocas que se identifica con su propietario, que se funde con quien domina sus mandos. Nadie esconderá las llaves de un Lexus.

Lexus GS 300h

Conserva el interior, el espacio relajante y acogedor de toda la gama entre la madera interior, sus amplios apoyabrazos, su calefacción inteligente y la pantalla de ordenador más amplia del mercado. Su conducción sigue siendo única, suave y progresiva con su genuino sistema híbrido. Silencioso y preciso, con la mejor prestación de consumo.

Cambia la motorización rebajada a 223 CV, más que suficientes para propulsar la berlina. Su precio se estabiliza en los 45.900 euros, dentro del mercado de gama alta. Sólo al alcance de quien sepa valorarlo.

Deja un comentario