Cuando Brooks soltó las riendas II

En otoño de 1882 Brooks presentó la primera de sus muchas patentes para sillines. Tras el éxito de estos diseños revolucionarios, llegó la producción de prendas de vestir y equipajes. A pesar de una serie de cambios en la propiedad, ya que la familia Brooks vendió su negocio, el patrimonio de la compañía se mantiene en vivo.

La fábrica en Smethwick, a sólo unos kilómetros de la original, cuenta con trabajadores que siguen utilizando el mismo instrumental, parte del cual se remonta a la década de 1940.

Brooks

Más al norte, los artesanos de Manchester supervisan la elaboración de los bolsos de cuero -que se han sumado al catálogo como otro de sus grandes atractivos- hasta la última puntada.

Y todo comenzó con una jugada del destino, que hizo que JP Brooks probara una bicicleta. Sin duda, Brooks ha sabido convertir el sillín de la bicicleta en un objeto admirado por los ciclistas y también por los que aman el diseño, la herencia centenaria de la tradición y la exclusividad.

Cuando Brooks soltó las riendas I

Deja un comentario