Trimarán Adastra

John Shuttleworth es el creador del superyate Adastra, pieza excepcional de ingeniaría que conjuga lujo, ligereza y eficiencia energética. Gracias a su rompedor diseño, consume hasta siete veces menos combustible que una embarcación tradicional. En abril de 2012 empezó a surcar las aguas este trimarán, como se denomina a los barcos con un cuerpo o casco principal y dos piezas laterales a modo de flotadores.

Pese a sus considerables dimensiones -42,5 metros de eslora y 16 de manga-, es capaz de navegar más de 18.000 kilómetros sin repostar, con una carga de 30.000 litros de fuel. A velocidades altas, de hasta 17 nudos -31 km/h-, tiene una autonomía de unos 7.400 kilómetros, suficiente para atravesar el Atlántico o el Pacífico.

Trimarán Adastra

Desde los bocetos en papel a la botada de Adastra han pasado cinco años. John Shuttleworth y su equipo asumieron el reto de construir una gran nave de líneas depuradas que opusiera la mínima resistencia al viento.  Como era un nuevo concepto que rompía con lo establecido, antes se puso a prueba la estabilidad y la potencia del superyate con modelos a escala por control remoto.

Un aspecto muy cuidado ha sido la elección de los materiales. Así, la cubierta y el casco del Adastra incorporan fibra de carbono y espuma de vidrio o Kevlar, que confiere un peso óptimo.

Deja un comentario