Gin Tonic, cuando un combinado mejora la salud

En Sibaritalia os hemos hablado muchas veces del Gin Tonic, el combinado más consumido hoy en el planeta, pero aún tenemos pendiente contaros su procedencia. Su existencia se debe a la búsqueda de una cura para la malaria. Todo empezó el Lima en 1638, cuando la condesa de Chinchón, esposa del virrey del Perú, cayó víctima de unas fiebres y se salvó gracias a la corteza de la cinchona. Esta planta contiene quinina, alcaloide con propiedades antipiréticas, analgésicas y antipalúdicas.

En 1817, los científicos franceses Pierre Pelletier y Joseph Caventou aislaron el principio activo del compuesto, que había demostrado ser eficaz contra la malaria. Esto permitió comercializarlo en pastillas. No obstante, la medicina era tan amarga que disuadía a quienes tenían que tomarla.

Beefeater

Según parece, a un avispado oficial británico en la India se le ocurrió disolver la quinina en agua con zumo de lima, azúcar y ginebra, y así la ingesta mejoró. El remate llegó en 1870, cuando se empezó a fabricar agua carbonatada con quinina, llamada tónica. Así se obtuvieron los ingredientes básicos del Gin Tonic.

Frank Lola, uno de los mejores cocteleros de nuestro país, mano derecha del maestro destilador de Beefeater Desmond Payne, indica la receta del Gin Tonic perfecto: echar mucho hielo para enfría la copa; verter 50 ml de Beefeater, la ginebra más premiada del mundo; añadir la tónica despacio y sin utensilios, para no perder la burbuja; por último, incorporar una espiral de corteza de limón finamente cortada.

Deja un comentario