Bugatti Aerolithe

¿Hay algo más bonito que un antiguo Bugatti? Pienso que no, y creo que Michael Parmigiani estaría de acuerdo. La manufactura por él fundada prosigue la colaboración con la casa automovilística iniciada en 2001, que se ha traducido en la realización de ediciones especiales basadas en los deportivos de Bugatti.

El último elegido es el Aerolithe, un espectacular prototipo de 1935 realizado en una aleación de magnesio altamente inflamable (elektron) y con un curioso sistema de ensamblaje que unía la carrocería por un remache central que cruzaba todo el coche.

Bugatti Aerolithe

El reloj Bugatti Aerolithe no está hecho en elektrón, pero sí recupera las formas del deportivo desaparecido. Realizado en oro blanco y titanio, equipa un movimiento automático manufactura con cronógrafo flyback.

En las profundidades de la esfera se superponen las agujas de un color rojo muy vivo que recuerdan al logotipo rojo y negro de Bugatti en las seis horas. Este contraste resalta con la correa Hermès, de piel de becerro azul zafiro graneado y cuyo reborde retoma el rojo vivo brillante de la esfera.

Deja un comentario