Seamaster Aqua Terra > 15’000 gauss

El mercado está inundado de relojes de buceo cuando las probabilidades de usarlos en su medio natural son más bien escasas. Sin embargo, no son tan abundantes los relojes preparados para soportar los campos electromagnéticos, mucho más habituales y muy dañinos para los movimientos de los relojes.

El peligro está más cerca de lo que nos imaginamos. La bobina de un altavoz casero puede producir un campo magnético de una intensidad de 10.000 gauss, suficientes para ‘cargarnos’ nuestro reloj favorito.

Seamaster Aqua Terra > 15'000 gauss

Casas como Rolex o IWC tienen una larga tradición en la fabricación de relojes inmunes a la acción de los campos eléctricos. El método más utilizado era la construcción de una estructura interior que actuase a modo de jaula de Faraday. Omega ha optado por otra vía de trabajo y sustituye los contenedores por la elección de materiales antimagnéticos en los principales componentes del calibre.

El resultado es un reloj que es capaz de soportar campos electromagnéticos superiores a los 15.000 gauss y mantener una precisión acorde a los parámetros de cronometría del COSC: lo suficiente como para dejar de mirar mis altavoces con odio. Perfecto en su sencillez, el Seamaster Aqua Terra > 15’000 gauss (4.930 euros) muestra su particular naturaleza en la decoración en amarillo y negro de su segundero que recuerda a las señales de peligro.

Deja un comentario