El secreto de The Balvenie

David Stewart ha cumplido su sueño. El Maestro Destilador coge una botella de oro grabado y decanta suavemente una copa de whisky de malta en un vaso Glencairn. “Este whisky y yo hemos compartido las últimas cinco décadas juntos”, asegura. Fue en junio de 1962 cuando los trabajadores de The Balvenie depositaron un destilado fresco en la barrica 5.576 y meses después un joven Stewart fue contratado en la empresa escocesa, donde ha desarrollado toda su carrera.

Hace un año, Stewart cumplió sus bodas de oro en The Balvenie y decidió que era el momento de presentar ante el público el proyecto que había supervisado a lo largo de se larga trayectoria en la compañía. Él mismo fue el encargado de anunciar que ese whisky mítico estaba listo para ser embotellado.

David Stewart - The Balvenie

Tanto Stewart como la bebida habían madurado durante todos estos años con elegancia, pero la evaporación también había pasado factura al contenido de la barrica 5.576. Como conclusión del paso del tiempo, sólo se conservó whisky para llenar 88 botellas, que han sido puestas a la venta con un precio de 22.000 euros.

Para que el continente estuviera a la altura del contenido (una auténtica delicatessen para los amantes del whisky de malta), esta botella de The Balvenie se presenta en una caja elaborada con siete variedades de madera escocesa, incluye una placa de bronce conmemorativa y lleva la firma de Sam Chinnery.

Deja un comentario