El arte de los auriculares Grado

Los que sufrimos el síndrome del oído exquisito sabemos que no hay nada más valorado que el silencio. La ausencia de ruido como oposición a la Alta Fidelidad, en cualquiera de sus expresiones.

Si perteneces a esta tribu de enfermos por la Alta Fidelidad conocerás la fama de la familia Grado. Los mejores fabricantes de auriculares del mundo pertenecen a una familia neoyorquina, afincada en el Brooklyn de los judíos y los hipsters. El patriarca John Grado, sobrino de Grado el fundador, mantiene el heritage que heredó de su tío y fabrica la mejor gama de auriculares del mundo, que van desde precios accesibles a la increíble serie 1000.

auriculares Grado

En los laboratorios Grado de Brooklyn el propio John enseña a su hijo mayor, que heredará el proyecto empresarial familiar, los secretos del buen gusto, entre los cuadros pintados al oleo por su tío y los empleados de origen hispano que montan cada pieza.

John Grado es un hombre de instintos. Afina sus auriculares según sus gustos, elige piezas de madera para construirlos y mañana qué sabemos lo que se le puede ocurrir, porque es un empresario que confía en sí mismo y al que la llamada del dinero no le ha cegado. Nunca quiso vender a las grandes del negocio del Hi Fi y sigue afinando sus auriculares con el unplugged de Eric Clapton.

Deja un comentario