¡Va por Cuba!

Su nombre hace referencia al apodo con el que se conoce a Cuba, pero también a la finura y suavidad delicada de este puro nicaragüense.

En efecto, aunque Flor de las Antillas (de 3 a 6 euros, cada uno) está hecho a mano en Estelí (Nicaragua), el cigarro es un homenaje al arte y a la tradición de los puros de Cuba.

Flor de las Antillas

Elaborado en la fábrica de José ‘Pepín’ García, My Father Cigars, y bajo la atenta supervisión de su hijo, el maestro mezclador Jaime García, este cigarro encarna las habilidades que el anciano García aprendió en La Habana y que ha transmitido a su familia.

Pepín comenzó a enrollar cigarros en Cuba, hace medio siglo, cuando solamente tenía 11 años. De ese aprendizaje nos llegan, a día de hoy, los puros Flor de las Antillas, una auténtica delicia para los más sibaritas.

Deja un comentario