Traveller ww.tc de Girard-Perregaux

La anunciada puesta al día de la manufactura Girard-Perregaux hacía presagiar jugosas novedades y éstas no han tardado en llegar. La presentación del impresionante Escape Constante ha venido acompañada del ‘renacimiento’ de la colección ww.tc. Los seguidores de la marca saben de la importancia del acontecimiento: el ww.tc ha sido durante años el gran icono de Girard-Perregaux junto al más exclusivo Tourbillon Bajo Tres Puentes de Oro; algo realmente sorprendente para un reloj que fue presentado en el año 2000.

Pocos relojes en el mercado han adquirido tanto reconocimiento en tan poco tiempo, y lo ha conseguido gracias a la perfecta combinación de estética y funcionalidad que Girard-Perregaux logró obtener de su interpretación del clásico Horas Mundiales de Louis Cottier.

Traveller ww.tc de Girard-Perregaux

La transformación ha venido acompañada de una reforma de la familia, denominada ahora Traveller, la cual engloba otros modelos aparte del famoso reloj de viajero. Centrados en el modelo, las mejoras son numerosas aunque sutiles para el no familiarizado con el antiguo ww.tc.

La caja de acero, realizada con 34 componentes, gana en personalidad y garantiza una perfecta adaptación en la muñeca masculina. La esfera es más legible, algo difícil de conseguir en un reloj tan cargado de información, incluso habiendo añadido elementos decorativos adicionales, como la esfera terrestre en relieve que cubre el disco central. El cambio más importante lo encontramos en la desaparición de la segunda corona, la cual servía para ajustar el disco de ciudades; tarea que ahora se realiza a través de la corona principal.

El Traveller ww.tc se presente en versiones de acero y titanio por valor de 14.900 euros la unidad.

Deja un comentario