Franc Vila Evos 8ch El Bandido II

Hoy vamos a hablar de uno de los escasos actores españoles importantes dentro del panorama de la Alta Relojería mundial. Sí, nos estamos refiriendo al valenciano Franc Vila, que vive a caballo entre su ciudad de origen y Ginebra, donde tiene sede la firma, quien ha logrado crearse una voz propia por medio de una trayectoria de gran coherencia, marcada por la elección de maquinarias de grandes prestaciones y una estética común.

La evolución de la marca, al igual que ha ocurrido con otras jóvenes firmas del sector, se ha bifurcado en un aumento de las complicaciones de sus movimientos y, por otra parte, la investigación en nuevos materiales. Su catálogo cada vez es más completo, como demuestra su apuesta de este año, El Bandido II, una referencia de marcado carácter deportivo a partir de la caja oval Cobra que hace a todos sus relojes reconocibles.

Franc Vila Evos 8ch El Bandido II

El Bandido II, al igual que su alternativa, el Blue Bandido II, combinan en su construcción el titanio (carrura) con el acero DieHard Extreme Steel y la fibra de carbono (bisel). El contraste de colores define gráficamente al reloj, con el omnipresente negro únicamente roto por la presencia del rojo o el azul que se repite en los indicadores de la esfera y los pespuntes de la correa, disponible en caucho o piel de cocodrilo.

El movimiento es automático con función cronógrafo e indicación de fecha grande, cuya ventana aparece junto al eje central de agujas. Las dos versiones de El Bandido II están limitadas a 88 ejemplares.

Deja un comentario