Breguet se instaura en Shanghái

Este verano, Breguet ha inaugurado en Shanghái su tienda más grande (su número 33) y lo ha hecho siguiendo una de las normas de la casa: seleccionar los mejores y más selectos emplazamientos. Breguet se ha decidido por el barrio de Xintiandi, un lugar donde se dan cita la tradición con la modernidad más actual y donde las influencias orientales y occidentales se confunden.

La boutique Breguet en el Langham Hotel puede ser considerada una joya arquitectónica. Sus 598 metros cuadrados, repartidos en tres niveles, están cubiertos por una fachada de vidrio transparente, decorada con un motivo guilloché ‘Clous de Paris’.Breguet se instaura en ShangháiLa forma del escaparate permite acoger a sus clientes en un espacio ovoide, como el primer reloj de pulsera de la historia de la relojería, creado por Breguet entre 1810 y 1812. La boutique ofrece al público un fabuloso viaje a través del tiempo que transcurre por sus tres plantas. En el primer nivel, el mobiliario redondeado sigue armoniosamente las líneas del edificio, y exhibe el conjunto de colecciones de la manufactura.

La segunda planta de la boutique acoge, como en París y en Zúrich, el tercer Museo Breguet del mundo, en el cual se pueden contemplar los relojes más antiguos que pertenecen al legendario patrimonio histórico de la Casa y que levantan acta de su pasado. Se exhiben piezas como relojes de bolsillo, péndulos de viaje o cronómetros marinos, que abarcan más de 200 años de historia.

La última planta de la boutique transporta a los visitantes a Suiza, para descubrir el trabajo de los artesanos en la manufactura del Valle de Joux.

Deja un comentario