Jamón y vino, una dieta delicatesen

El hecho de decirle adiós al verano no significa que dejemos de lado nuestra buena línea. ¿Se os ocurre mejor manera de hacerlo que a través de una dieta delicatesen? Sí, habéis leído bien, una dieta de lujo en el que cada día deberemos tomar un buen vino y delicioso jamón ibérico.

La dieta delicatesen ha sido desarrollada por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) y gracias a ella podremos perder hasta cinco kilogramos en tan sólo un mes. Para IMEO, el vino tinto y el jamón nos deleitan el paladar a más no poder pero, además, tienen un efecto cardioprotector que nos vendrá de perlas.

dieta delicatesen

La dieta delicatesen, como no podía ser de otra manera, es individualizada según el tipo de persona. En cada comida se incluye siempre vino tinto y jamón ibérico. Como siempre, se hace especial hincapié en el desayuno, ya que es de suma importancia obtener la energía necesaria para poder realizar todas nuestras actividades durante el día.

Pero no todo va a ser vinito y jamón, debemos acompañar nuestras comidas de frutas como la manzana, la naranja, la pera, las fresas o el melocotón; verduras, ya sea en puré, rehogas o al horno; pescados y carnes variadas como salmón, rape, merluza, panga, sepia, almejas, bacalao, pollo, pavo, conejo, ternera y solomillo. Eso sí, queda terminantemente prohibido el pan.

Deja un comentario