Un Air de diptyque

El arte del perfume y el arte de vivir siempre han sido uno solo en diptyque. Dos formas de viajar a través de los aromas. Entre perfumes y fragancias para el hogar, el conjunto de las creaciones compone un universo olfativo con un carácter marcado. En una palabra, libre. Libre y ajeno a las modas, como quisieron sus fundadores, singular en la diversidad y la riqueza de sus ofertas, atípico y eminentemente atractivo.

Un Air de diptyque es un nombre evocador. Un nombre que conlleva sonidos melódicos. Un nombre que, sin embargo, esconde sus cartas. Puesto que tras él se oculta un objeto excepcional, sofisticado, tanto por su concepción como por su diseño y su tecnicidad, en apariencia simple, pero innovadora. Ocupa naturalmente su lugar en la colección para el hogar de diptyque. Esta innovación recurre a tecnologías contemporáneas para difundir pertinentemente los perfumes de interior, editados para que todas las familias olfativas queden idealmente representadas.Un Air de diptyqueNo obstante, se trata de un aire, un aire que sopla con discreción este estético difusor eléctrico para desprender cinco creaciones perfumadas con los aromas emblemáticos. Esto es lo que lo hace realmente original y exclusivo. Unas ingeniosas capsulitas herméticas, de formas ovaladas y grabadas con los códigos figurativos de la Maison, encierran un aroma concreto restituido nota a nota. Sólo hay que introducir una cápsula en el pequeño aparato High Tech y encenderlo presionando en su parte superior; luego, basta con dejarlo difundir tres partituras de diez minutos en ciclos de una hora. Repítalo siempre que le apetezca.

El diseño del objeto en sí se distingue por su apariencia sobria y atemporal, que pertenece al universo decorativo sensible de diptyque. Lo que le permite colarse discretamente en cualquier decoración, ya sea burguesa, bohemia o contemporánea, para que la corriente perfumada pase con total libertad. Gracias a unos materiales nobles, suaves y esmerados, cerámica y metal, a sus detalles ínfimos y cuidados, y a sus particularidades funcionales, esta creación hace resplandecer una voluntad esencial, la que confirma una experiencia reconocida.

Deja un comentario