La minería convertida en entretenimiento

Duros tiempos los que viven del mundo de la minería, una actividad que según parece está al borde de la extinción y con hondas raíces en la cultura de nuestro país. Y así podremos comprobarlo en las más de treinta explotaciones españolas reconvertidas, en la actualidad, en auténticos museos.

Uno de los mejores ejemplos lo encontramos en el Parque Minero de Almadén, en Ciudad Real, yacimiento de mercurio con más de 2.000 años de antigüedad cuyas excavaciones alcanzan los 700 metros de profundidad.

Museo de la Minería y la Industria en El Entrego (Asturias)

En el norte también podemos visitar otra valiosa reliquia: el Monumento Natural de las Médulas, resultado de explotaciones auríferas en tiempos romanos. No muy lejos, el Museo de la Minería y la Industria asturiano alberga la maquinaria utilizada en la extracción de carbón.

Para los más aventureros, el Museo Minero de Escucha, en Teruel, ofrece un vertiginoso descenso en vagoneta. Cataluña, por su parte, cuenta con dos magníficos exponentes: la mina de carbón de Cercs y la de sal de Cardona. Y para finalizar este recorrido exprés por las galerías y vetas de antaño nada como subirse al tren minero del Parque de Riotinto, en la sierra onubense: sus paisajes son lo más parecido a estar en Marte que encontrarás sin salir de la Tierra.

Deja un comentario