Cibermano i-limb ultra revolution

Algunas prótesis son meras recreaciones pasivas. Otras poseen motores, están conectadas mediante electrodos a los tejidos del resto de la extremidad y aprovechan los impulsos nerviosos que genera esta para simular los movimientos que realizaría la parte perdida. Una de las prótesis más avanzadas es la cibermano i-limb ultra revolution, de Touch Bionics, cuyo programa biosim permite al usuario personalizar gestos o configurar el modo en que aferra los objetos. Con ella, se puede incluso manejar un boli o un ratón.

La cibermano, que posee su propia batería recargable y está hecha de aluminio, no absorbe los impactos como lo haría una de verdad, por lo que puede dañarse fácilmente. Tampoco posibilita sentir si algo está frío o caliente, si es suave o rugoso… Cada dedo cuenta con su propio motor, lo que permite moverlos independientemente y, si es preciso, aumentar gradualmente la fuerza de sujeción.i-limb ultra revolutionEl pulgar biométrico diseñado por los ingenieros de Touch Bionics es capaz de girar automáticamente, de modo muy parecido a como lo hace su modelo natural. Gracias a esta característica, el usuario puede optar por 24 formas distintas de agarre rápido.

Unos sensores detectan la actividad y los impulsos del miembro residual, que interpreta un procesador. Esto hace que la muñeca articulada y la mano se muevan de forma natural, pero obliga al usuario a aprender un nuevo lenguaje muscular. En España los afectados son unas 50.000 personas, con lo que la cibermano i-limb ultra revolution, que puede equiparse con una cubierta especial de silicona, les vendrá de perlas.

Deja un comentario