Agricultores espaciales, el futuro de la humanidad

A primera vista, los suelos del planeta rojo o de nuestro satélite no parecen los terrenos más adecuados para plantar un huerto. No obstante, distintas iniciativas públicas y privadas apuestan por enviar misiones tripuladas a estos astros en las próximas décadas y, quizá, establecer colonias permanentes. La idea, en todo caso, es que las futuras comunidades marcianas o selenitas puedan satisfacer sus necesidades alimentarias sin depender de los recursos terrestres.

Ahora, el ecólogo Wieger Wamelink, de la Universidad y Centro de Investigación de Wageningen, en los Países Bajos, lidera un proyecto que estudia cómo se desarrollarían distintas especies vegetales en un entorno parecido al de Marte o la Luna.WamelinkAunque existen factores ambientales que pueden determinar su supervivencia, como la disponibilidad de agua, la presencia de radiaciones y la distinta gravedad o temperatura a la que se hallarían, Wamelink ha empezado por utilizar sustratos similares a los que se encuentran en ambos astros.

En el caso del planeta rojo, por ejemplo, a partir de los datos obtenidos por las sondas que han examinado su superficie, se ha decidido tomar muestras procedentes de un volcán de Hawái. Luego, Wamelink y sus colegas contrastan las características químicas de los suelos con los requerimientos nutricionales de las plantas para averiguar qué semillas y minerales deberían llevar consigo desde la Tierra los futuros agricultores espaciales.

Deja un comentario