Richard Mille RM 56-01 Tourbillon Zafiro

El año pasado, Richard Mille asombró a todos los aficionados con el Tourbillon Split Seconds Competition Chronograph Rm 056 Felipe Massa Saphire y su caja íntegramente construida en zafiro. Un prodigio de ingeniería técnica cuyo desarrollo llevó años de trabajo y donde la realización de la caja merecía más de 1.000 horas de trabajo por unidad. A pesar de su alto precio, las cinco unidades de las que constaba la serie fueron vendidas en un par de días.

Este año la manufactura repite la fórmula con el RM 56-01 Tourbillon Zafiro. La caja sigue el mismo proceso de trabajo que el anterior modelo (tiene las mismas medidas, a excepción del grosor, que es un poco menor), pero con mejoras en el acabado estético del movimiento. El acabado es más espectacular al sustituir el titanio por zafiro como material de construcción de la platina y puente central del mecanismo.Richard Mille RM 56-01 Tourbillon ZafiroDescubrir cómo funciona su tourbillon o el modo en el que se desplaza el barrilete en el momento de cargarlo son dos placeres visuales que nos regala el reloj. Además, al prescindir del dispositivo de cronógrafo rattrapante del primer RM 056, el movimiento tiene menos componentes y, por tanto, hace notar de un modo más claro su condición transparente.

Ese mismo concepto se ha llevado a la pulsera, realizada en un material denominado Aerospace Nano, que se emplea por primera vez en relojería. La referencia vuelve a presentarse en edición de cinco únicas piezas para todo el mundo y con un precio acorde a la espectacularidad de la propuesta (1.597.200 euros).

Deja un comentario