Piaget Altiplano Esqueleto Engastado Automático

Un buen artículo de movimientos maravillosos quedaría incompleto si no está un reloj esqueleto. Tradición relojera por excelencia, los modelos esqueleto han recuperado en los últimos años el interés por parte de los aficionados al ser un recurso idóneo para destacar la belleza de los mecanismos.

Este es el objetivo que consigue el Piaget Altiplano Esqueleto Engastado Automático, aunque las particulares características de este modelo nos hacen pensar que no estamos ante un esqueleto ‘corriente’.

Piaget Altiplano Esqueleto Engastado Automático

La referencia es la última prueba emprendida por la manufactura de Ginebra en su carrera por crear los movimientos más delgados del planeta. En el caso de este reloj, estamos hablando de un mecanismo de un grosor de apenas 3 milímetros, lo que le convierte en el más plano del mundo en la categoría de esqueleto automático engastado.

Trabajando con estas dimensiones es fácil entender el grado de dificultad que para el artesano supone ahuecar los espacios de la platina y los puentes, realizados en esta ocasión en oro. Misma complicación conlleva el engaste del mecanismo con un total de 259 diamantes en talla brillante y 11 cabujones de zafiro negro.

Un suntuoso despliegue técnico que se extiende a la caja del reloj (de oro blanco y con un grosor de 6,36 milímetros), engastado con 387 diamantes en talla brillante y baguette. Una lujosa propuesta cuyo precio aproximado de venta al público es de 159.800 euros.

Trackbacks para este artículo

  1. Richard Mille RM 56-01 Tourbillon Zafiro | Sibaritalia

Deja un comentario