Mogambo, mucho más que un crucero privado

Con el inconfundible sello alemán de la firma Nobiskrug, este yate de 73 metros de eslora y nombre afro-cinéfilo (Mogambo), está diseñado para convertir la experiencia a bordo en mucho más que un crucero privado.

Los cuatro pisos del Mogambo ofrecen amplios espacios al aire libre y cubiertos. En la cubierta a nivel del mar, los tripulantes podrán disfrutar de todo un beach club revestido de maderas de teca con acceso directo al agua sobre la que flota el súper yate. Este nivel también incluye una ducha de agua pulverizada, una sala de masajes y un salón de belleza. Aquí, los invitados a bordo pueden disfrutar de masajes, hidroterapia, manicura y pedicura, peluquería… Todo ofrecido por una parte de la tripulación especializada a este efecto.Yate MogamboLa cubierta superior se convierte en un spa para ocho personas con piscina que esconde en el sofá adyacente un proyector para convertir el espacio en un cine de verano.

Del resto del barco, destaca un gimnasio lleno de ventanas para disfrutar del mar mientras uno se ejercita y una suite principal que incluye un Home Cinema con televisor de 50 pulgadas y equipo de sonido Bower & Wilkins. El salón principal de la embarcación Mogambo presume de techos de 2,5 metros de altura.

Un hotel de lujo con cuatro botes personales y sus respectivos remos para acercarse a la costa.

Deja un comentario