Hotel Miró de Bilbao

Nadie puede negar, llegados a este punto, que Bilbao es una de las ciudades de Europa que ha experimentado una de las transformaciones más espectaculares de los últimos veinte años. Que si el efecto Guggenheim, que si la era postindustrial… Por un motivo o por otro, Bilbao se perfile como hot spot del arte, el diseño, los negocios… Un case study en sí mismo con forma de ciudad que pocos reconocemos de un pasado, literalmente, gris.

La materia prima estaba ahí: alta gastronomía, señorío, sobriedad, trabajo… Faltaba ponerlo en escena. En el apartado hostelero, más de lo mismo. Uno de los protagonistas de ese cambio, sabedor de la importancia del posicionamiento y de la ubicación, es el Hotel Miró, probablemente el mejor situado de toda la capital de Vizcaya. Una decoración limpia, moderna, cosmopolita, abierta, luminosa… Muy parecida a lo que su propia ciudad es en el siglo XXI.

Hotel Miró de Bilbao

El barrio de Abandoibarra donde se encuentra el hotel, es el ejemplo perfecto de lo que venimos explicando. Astilleros, talleres o almacenes ferroviarios ocuparon gran parte de la zona durante años. Con la crisis industrial, la actividad de Abandoibarra fue decreciendo hasta parar completamente. El Hotel Miró es uno de los cientos de espacios renovados y reconvertidos en una alternativa que potencia las posibilidades del visitante por su paso por el nuevo Bilbao.

Con el Museo Guggenheim de Frank Ghery prácticamente a sus pies y a pocos pasos de la zona de tiendas más exclusiva, sus cincuenta habitaciones representan la opción más inteligente para disfrutar de una ciudad verdaderamente increíble.

Deja un comentario