Esas originales latas de cerveza

Si usted ha tenido alguna vez una casa de mediados del siglo XX (o un poco más) y quiere reformarla: coja las viejas latas de cerveza vacía que guarda por ahí, podrían valer miles de euros.

Al menos eso es lo que cuenta Dan Morean, propietario de Breweriana, “En los 30 y los 40, cuando se empezaron a hacer las primeras latas de cerveza, la gente bebía en el trabajo, y luego colocaba las vacías en las estanterías. Cuando se renovaban las cocinas o se tiraban abajo, las latas desaparecían, aunque mucha gente hizo sus deberes. El valor que dan los coleccionistas a estas latas depende de sus condiciones, de su rareza y del grafismo. Que las latas estén vacías es irrelevante“.

Latas de cerveza

Pongamos un ejemplo, hace unos meses, Morphy Auctions (de Denver) vendió la colección de latas de Adolf Grenke (un hombre de negocios de Chicago), por  millón 200 mil euros. La ‘top’ fue un ejemplar de Gibbons Bock low-profile de los años 40: se vendió por 28.000 euros. Recientemente, una subasta en Skinner (Boston), vendió dos latas de Sam Adams Utopia por 380 euros.

Será cuestión de comenzar a guardar como oro en paño las latas de cerveza actuales para que, en un futuro esperemos no muy lejano, lleguen a alcanzar en subasta los astronómicos precios de sus hermanas, las pioneras en conservar el oro líquido en monodosis.

Trackbacks para este artículo

  1. La belleza eterna de las joyas Bina Goenka | Sibaritalia

Deja un comentario