Corum Ti-Bridge Automatical Dual Winder

Haber nacido a mediados del siglo XX tiene que verse reflejado en el carácter de una firma. Tus vínculos históricos son diferentes a los empleados por las casas más antiguas, pero existe un legado del cual carecen las firmas que han aparecido a comienzos ya del siglo XXI. Desde una perspectiva histórica, Corum, que surgió en 1955, tiene más en común con Le Corbusier que con los palacios de Versalles. Sirva esta introducción para entender el concepto de trabajo elegido a la hora de realizar el primer movimiento automático de la serie Ti-Bridge.

El Calibre C0 207 ha sido diseñado, realizado y ensamblado en las instalaciones de Corum. Lanzado en 2009, el Ti-Bridge fue presentado como la evolución técnica y estética del Golden Bridge. Para su estreno se desarrolló el Calibre CO 007, que partía de la forma baguette empleada en el icónico Golden Bridge. Las peculiares proporciones de este movimiento rectangular complicaban bastante su paso de manual a automático.

Corum Ti-Bridge Automatical Dual Winder

Los relojes de Corum han resuelto el problema en el CO 207 ideando el sistema de carga Dual Winder, consistente en la colocación de dos masas oscilantes colocadas en línea y unidas entre sí por un eje de transmisión. Esta solución recuerda visualmente a los ejes de transmisión de las antiguas locomotoras a vapor.

Un recurso original para un reloj que llama la atención por su peculiar modo de hacer de su maquinaria el centro de atención de la esfera. Como era de esperar por el nombre del reloj, la caja está realizada en titanio de grado 5 y tiene un precio de 19.800 euros.

Deja un comentario