Blancpain Le Brassus Tourbillon Carrousel

Un primer apunte: estamos ante un reloj único en el mundo. No existe otro modelo en el mercado que combine en su maquinaria un tourbillon con un dispositivo carrusel. Esta singularidad proviene del carácter especial del segundo de los mecanismos. Desarrollado por el relojero danés Bonniksen a finales del siglo XIX, el carrusel fue recuperado (y considerablemente mejorado) por Blancpain en 2008 con la colaboración del maestro relojero Vincent Calabrese.

Desde entonces han sido varias las interpretaciones que la manufactura de Le Brassus ha realizado de este ingenio que, al igual que el tourbillon, busca superar la influencia de la gravedad terrestre sobre el órgano regulador del reloj.

Blancpain Le Brassus Tourbillon Carrousel

Como si fuera un duelo del viejo Oeste, este reloj sitúa cara a cara ambos dispositivos (el carrusel a las 6 horas y el tourbillon a las 12 horas), unidos entre sí por un diferencial cuya función es hallar el promedio horario que más tarde se visualizará en forma de lectura horaria.

La pieza se puede ver como una lectura personal por parte de Blancpain de la historia de la relojería o dejarnos simplemente llevar por la belleza al contemplar el giro acompasado de las respectivas jaulas. Sobre la muñeca, el Tourbillon Carrousel sorprende por el poco grosor de su caja (11,94 milímetros) y la ingeniosa decoración de la esfera, que realmente es la platina del movimiento.

El Blancpain Le Brassus Tourbillon Carrousel se presenta en caja de oro rosa (44,60 milímetros) a un precio de 255.340 euros.

Deja un comentario