Renault Captur, un tres en uno

El modelo Captur de Renault irrumpe en el segmento B en el que los vehículos familiares compactos están dejando paso a los SUV. Y es que, si nos centramos en sus características vemos que luce la estética todo terreno el Koleos, la funcionalidad del Scénic y la economía del Clio. Pero este Captur, ni tiene controles de descenso de pendientes, ni tracción integral ni bloqueos diferenciales. Y parece que tampoco los tendrá a largo plazo; sólo el aspecto 4×4 de ciudad demandando por cientos y cientos de clientes.

En marcha, la contenida en masa -1.150 kilogramos de media- afecta de forma sobresaliente a la dinámica porque los típicos balanceos desaparecen. Las suspensiones heredadas del Clio influyen sobremanera a la hora de afrontar curvas. La dirección eléctrica también es muy precisa y facilita los aparcamientos. Renault CapturEn cuanto a motores, Renault ha apostado por mecánicas sencillas y de potencia contenida. Cabe destacar la suavidad y progresividad del gasolina turbo TCe de 120 caballos, que viene de serie con el cambio EDC. El sempiterno Diesel 1.5 de 90 caballos se asocia a una caja manual de cinco relaciones, perfecta para el manejo en ciudad y carretera. Su aislamiento acústico es muy bueno, con medias de consumo próximas a los 4,5 litros a los 100.

Con el Captur, Renault emplea nuevas designaciones para los acabados: el básico pasa a llamarse Life, Intens para el intermedio y Zen para el superior. De serie se incluyen ABS, ESP, airbags frontales y laterales de cabeza y tórax, asistente de arranque en pendiente, retrovisores eléctricos y regulador de velocidad, entre otros. A partir de 15.200 euros.

Deja un comentario