Suite Presidencial del Príncipe di Savoia

Una gran capital del diseño como Milán aglutina un poder de seducción que hay que saber gestionar. Por eso, cada vez que paramos por la ciudad lombarda es más difícil sorprendernos. Sin embargo, de vez en cuando, aparecen espacios que huyen de la sofisticación y el impacto de la novedad y captan nuestro interés. Es el caso del Hotel Príncipe di Savoia.

En su interior, se esconde un monumental recóndito, oasis de placer en medio de la polución y el ruido. Hablamos de su Suite Presidencial, que puede presumir de ser la más grande de Europa y haber acogido a personalidades como la Reina Isabel II de Inglaterra o George Clooney, salvando las distancias. 500 metros cuadrados, comedor privado, tres dormitorios, piano de cola, terraza exterior con vistas, mobiliario estilo Imperio, cristalería y lámparas de Murano, espejos venecianos del siglo XIX, porcelanas de Limoges, plata de ley, mármoles… Horror vacui bien entendido.Suite Presidencial del Príncipe di SavoiaLas nuevas tecnologías tampoco desentonan en el espacio clásico de este hotel fundado en 1927: pantallas de plasma, Blu-ray, hilo musical integrado desde un sistema de alta fidelidad… Para no perder la esencia de exclusividad, también cuenta con ascensor y acceso privados con respecto al resto del hotel, así como un mayordomo personal.

Y por si fuera poco, esta Suite -que puede llamarse Presidencial con todas las de la ley-, también cuenta con un spa privado en la planta superior (imagen) inspirado en el estilo pompeyano. Jacuzzi, piscina, sauna y baño turco. Todo a la vez. Más alicientes para un eficiente retiro mental y espiritual.

Deja un comentario