Príncipe de Asturias para Annie Leibovitz

En sí misma, esta hada madrina de la máquina de fotos, es todo un icono… mucho antes de que se hayan a decidido concederle el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Su habilidad para haber sabido estar al lado de todos los grandes partícipes de la historia desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días, han conseguido que su trabajo sea un libro abierto en el que una de sus imágenes vale más que cualquier enciclopedia de palabras.

La fuerza narrativa de Leibovitz, su facilidad para conseguir que los modelos confíen en ella y se muestren tal y como son, sin artificios innecesarios, su capacidad para retratar desde Whoopi Goldberg sumergida en una bañera de leche hasta a la mayestática Isabel II con todas las coronas, capas de armiños y floripondios propios de una institución caduca y absurda, bastan para que podamos comprender que por la lente de Leibovitz ha pasado de todo.

Annie Leibovitz

Esto también le ha reportado una estupenda cuenta corriente, no en vano, la fotógrafa es la mejor pagada del mundo y se la han rifado portadas de las más prestigiosas revistas, desde Vogue a Vanity Fair o Rolling Stone.

¿Un hito difícil de olvidar en su carrera? Ella fue la última en fotografiar a John Lennon horas antes de que su asesino acabara con su vida de un disparo en la cabeza.

Deja un comentario