El origen del Bloody Mary

El famoso cóctel a base de zumo de tomate y vodka tiene un nombre con resonancias históricas. “María, la Sangrienta” era el sobrenombre de la reina María de Inglaterra, también conocida como María Tudor. Su apodo surgió entre los protestantes, ferozmente perseguidos durante su reinado: la reina rectificó las reformas religiosas de su padre, Enrique VIII, y volvió a someter Inglaterra a la autoridad del papa, condenando a centenares de dirigentes religiosos, casi trescientos de ellos ejecutados.

Sin embargo, el origen oficial del apelativo a esta deliciosa bebida no tiene tanto abolengo: el barman Fernand Petiot, su inventor, explicaba que cuando sirvió por primera vez este cóctel en París, dos clientes de Chicago dijeron que les recordaba a una camarera de un bar de su ciudad llamado Bucket of Blood (Cubo de Sangre), a la que apodaban Bloody Mary. Y así se quedó el nombre para la posteridad.

Bloody Mary Cocktail

Como todos sabemos, el cóctel llamado Bloody Mary se hace con vodka, zumo de tomate y diferentes especias… eso ya depende del gusto de cada uno o del saber hacer del mixólogo que hayamos visitado.

Sea como sea, ya hemos descubierto que el nombre del cóctel no está relacionado con guerras ni exterminios. Simplemente Bloody Mary nos ofrece uno de los mejores sabores que toda coctelería debería tener siempre presente.

 

Deja un comentario