El origen de las raquetas

En la actualidad pocas veces nos preguntamos por el origen de los artilugios que utilizamos a diario. Por ejemplo, sibaritas amantes de los deportes y en especial del tenis, ¿os habéis preguntado alguna vez de qué estaban hechas las primeras raquetas? Puede que algunos sí lo hagáis pero seguramente la mayoría prefiera centrarse en el material que ofrece el mercado de hoy en día. Pero echemos un vistazo en el tiempo, que nunca viene mal.

Las primeras raquetas de la historia se confeccionaron hacia el siglo XV, con cuerdas hechas de tripa de animal y tensadas en un marco de madera. No eran exclusivas del tenis tal y como hoy lo conocemos, sino que se empleaban en diversos deportes de pelota a mano, que fueron evolucionando con los siglos. El tenis como disciplina deportiva se definiría en 1873, y todas las raquetas se fabricaron en madera hasta 1965.

Jimmy Connors

Ese año, el jugador francés René Lacoste patentó una raqueta con el marco de acero y en 1968 la compañía estadounidense Spalding hizo lo propio con las fabricadas en aluminio, que serían las que acabarían por relegar a los desvanes a las mucho más pesadas de madera. Su adopción por tenistas de élite en los años 70, como Jimmy Connors y Pancho Gonzales, resultaría decisiva para que se hicieran populares.

En cuanto a las cuerdas, durante los inicios de la historia del tenis se fabricaron a partir de los intestinos de la vaca y en la segunda mitad del siglo XX se cambiaron por las cuerdas de nailon, muy baratas de fabricar. Actualmente se utilizan cuerdas de tripa, sintéticas y de nailon.

Trackbacks para este artículo

  1. My Soft Tennis Bag de Loro Piana | Sibaritalia

Deja un comentario