Ford 1932 by Troy

Este coche que veis en las imágenes, un pedal car Ford 1932, es obra del norteamericano Troy T. Trepanier (de Illinois, para más señas). Junto a su mujer, Angie (tienen tres hijos), dirigen una de las compañías de customización de automóviles más prestigiosas del mundo, Rad Rides. Su padre llevaba un concesionario de coches, y ahí se crió el bueno de Troy.

En 1986, su abuelo le dio un Chevelle de 1966 para que lo arreglara y lo dejara a su gusto. Tras varias peripecias aprendiendo con los mejores, terminó su ‘obra’, la llamó Pro Box, y decidió crear su buena empresa: corría el año 1995.

Ford 1932 by Troy

Desde entonces Troy se ha convertido en uno de los mayores expertos en customizar automóviles, pero con gusto, delicadeza, imaginación, fidelidad al original y, sobre todo, amor por el trabajo artesano, bien hecho (sus fans se expanden por medio planeta). Todo este cuento viene por el coche de las imágenes, un Ford 1932 de pedales que acaba de ser subastado por 9.000 euros.

Todo lo ha realizado el bueno de Troy en su taller (con su equipo), incluida la suspensión, creada para que el coche viaje acariciando el suelo y esas ruedas lunares tan atractivas lo besen.

Deja un comentario