Mirna, el ombligo del mundo

El ombligo del mundo es el nombre que recibe uno de los agujeros artificiales más grandes del planeta que habitamos; supera el kilómetro de diámetro y llega a los 525 metros de profundidad. Lo encontramos en Siberia Central (Rusia), junto a la ciudad de Mirna. El motivo para originar esta enorme excavación fue la extracción de diamantes dada la riqueza del suelo en piedras preciosas y minerales.

Si con los datos numéricos no os hacéis una idea de su tamaño, os diré que en la mina cabrían cuarenta de los camiones más largos que podáis imaginar, uno tras otro.

El descubrimiento de la mina data de 1955, y fue todo un éxito para la entonces Unión Soviética, pues llevaba varias expediciones fallidas desde que comenzaron en los años cuarenta. A pesar de que la construcción del enorme agujero se llevó a cabo bajos las condiciones climáticas más duras, fue un éxito total para la extracción de diamantes, ya que se obtenían dos millones de quilates al año.

En la actualidad supone una de las zonas más misteriosas y que más turistas atrae en Rusia. Sin embargo, el enorme agujero supone un gran peligro para todo aquel que lo sobrevuela debido a la enorme fuerza de succión que supone el abismo del agujero. Por ello, y tras varios accidentes de helicópteros, las autoridades han prohibido su sobrevuelo.

Deja un comentario