El avance tecnológico en los humanoides

Por el momento, ningún sistema informático, incluidos los que incorporan los robots más avanzados, puede emular la visión humana en su conjunto, aunque sí algunas de sus estructuras. Los robots utilizan distintos tipos de sensores para reconocer el entorno, detectar la presencia de un objeto y comprobar si se desplaza.

Así, para medir distancias, estas máquinas emplean ultrasonidos, telémetros de haces láser, infrarrojos y videocámaras 3D con las que obtienen una especie de visión estereoscópica. Pero, además, los robots deben ser capaces de identificar lo que perciben. Es en este punto donde, de momento, presentan más diferencias con los sistemas naturales.

¿Cómo podemos saber que estamos captando un mismo objeto aunque lo observemos moviéndose o desde distintos ángulos? Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) revela que, en esencia, los humanos lo hacemos a través de la experiencia. Cuando dos patrones se muestran en la retina uno tras otro a gran velocidad, nuestro cerebro concluye que se han formado a partir de una misma cosa.

Así, aprendemos a asociar imágenes que aparecen en rápida sucesión. Por el contrario, los robots suelen comparar la información que registran sus sensores con la que contiene una base de datos. Algunos humanoides especialmente inteligentes poseen algoritmos a partir de la interacción con el entorno, más o menos como nos ocurre a nosotros.

Deja un comentario