Dom Pérignon 2003 y Dom Pérignon Rosé 2000

De la colaboración entre Dom Pérignon y David Lynch sólo podía surgir un champán diferente. “La creatividad debe expresar la naturaleza profunda de lo que nos rodea“, afirma David Lynch. Bajo esta premisa descansan los destellos que iluminan las botellas de Dom Pérignon 2003 y Dom Pérignon Rosé 2000 realizadas por la mítica Maison francesa en colaboración con el cerebro de Twin Peaks, Terciopelo azul, Carretera perdida o Mullholland Drive.

Sin duda, David Lynch es un artista multidisciplinar californiano que también se atreve con la pintura, la música… Lynch imaginó y exploró la historia de Dom Pérignon para crear una especie de teatro mágico cuya obra maestra fluctúa entre el sueño y la realidad, para no perder sus buenas costumbres.El resultado es un lujoso juego de claroscuros desde el imponente estuche, hasta los brillos de las etiquetas de las botellas. En su interior, la frescura de un blanco con la potencia de un tinto, en el caso del Vintage Rosé 2000, y una nobleza amarga con toques de mineralidad en el del Vintage 2003. Porque a veces es bueno pensar con el paladar.

Esta última noche del año 2012 es una ocasión perfecta para degustar cualquiera de las botella de Dom Pérignon. Si contáis con alguno de estos dos ejemplares, Dom Pérignon 2003 y Dom Pérignon Rosé 2000 (140 euros), sin duda, será una de las mejores ‘Noche Vieja’ de vuestras vidas.

Deja un comentario