Six Senses Samui, estimular el gusto por la ‘Slow Life’

Six Senses Samui, situado en el extremo de un acantilado de la isla homónima, la localización le dota de inmejorables vistas al mar con una panorámica del Golfo de Siam y las islas periféricas, a seis kilómetros del aeropuerto de Bangkok. Rodeado por 80.940 metros cuadrados de frondosa vegetación tropicana, los 21 metros de diámetro y 25 de longitud no suponen un impedimento para su comunicación ya que los vuelos a Bnagkok, Phuket, Singapur y Hong Kong se realizan de forma regular.

La organización de Samui sigue el modelo tradicional de poblado tailandés: villas inmersas en plena naturaleza. Cada una de estas villas, por supuesto, cuenta con una piscina privada y con la comodidad de tenerlo todo a mano (es como un pueblo) y la intimidad de la naturaleza.Como era de esperar, un novedoso servicio de mayordomo de máxima personalización atienden al instante todos los ‘caprichos’ de los huéspedes… es una de las esencias de los complejos Six Senses, lugares enriquecedores (por dentro y por fuera) e innovadores que estimulan en sus clientes el gusto por la Slow Life.

Un paisaje romántico y de cuento del que se puede disfrutar con cenas en lo alto de las colinas; otras más íntimas en las villas o fuera de ellas. La elección más difícil se hace a la hora de elegir entre sus más de 300 referencias de vino provenientes de 19 países.

Deja un comentario