St. Regis Shenzen, un lujazo de hotel

Treinta años atrás, Shenzen era un pequeño pueblo de pescadores a lo largo de la entonces colonia Británica, en Hong Kong. Hoy la extensa metrópoli de 13,2 millones en la provincia China de Guangdong es un centro de negocios vital que le hace la competencia incluso a sus rivales más fuertes. La ciudad es una parada obligatoria para los turistas que visitan la Perla del Oriente, situado justo a una hora al sur en tren.

Inaugurado en diciembre, el St. Regis Shenzen promueve el impulso de la ciudad moderna. La estructura más alta de Shenzen es la cima del hotel, la cual se encuentra abrazada -el decimonoveno edificio más alto del mundo- por una capa de cristal y acero. En la planta 96, los ventanales de la torre y las celosías evocan el montaje de una película de ciencia ficción.Añadiendo a la estética de Blade Runner un comando central a través del iPad con el cual se controlan las cortinas, el termostato, la iluminación, el sonido estéreo y una televisión en 3D en las 297 habitaciones y suites para invisitados. El dispositivo también ofrece a los huéspedes una comunicación digital con mayordomos donde pueden solicitar los servicios y hacer reservas en los restaurantes de la ciudad.

Cuando llega la hora de la cena, a la vez que el sol se va poniendo, un ordenador controla la luz y la transforma con luces de neón en un balcón que se puede ver desde todos los rincones de la metrópoli.

Deja un comentario