Patek Philippe 5940 presume del mejor Calendario Perpetuo

Cada pieza de Patek Philippe es un regalo a la vista para los amantes de la relojería. Mucho más si se trata de un calendario perpetuo, como el 5940 que acaba de presentar este año. Esta complicación, una de las admiradas por los expertos, permite al reloj tener su calendario ajustado a la llegada de los años seculares (2100, 2200) y ofrece a su dueño un motivo permanente de orgullo.

El calendario perpetuo es, sin duda, un reloj para ser disfrutado durante toda una vida. Patek Philippe lleva fabricando calendarios perpetuos desde finales del sigo XIX y en 1925 realizó el primer reloj con esta complicación en un modelo de pulsera: experiencia seguro que no les falta. Si la presencia de esta maquinaria no fuera suficiente, el 5940 se presenta en una atractiva caja tonneau, una tradición desde la creación de sus primeros relojes de pulsera, que con tanto acierto ‘rescató’ hace dos años con la llegada del nuevo cronógrafo rattrapante 5950.

Alérgicos a cualquier moda, para Patek Philippe la caja tonneau representa el gusto por las formas clásicas y atemporales. Sus medidas son 44,60 por 37 mm, con un grosor de 8,5 mm, y está fabricado en oro amarillo con cristales de zafiro en ambos lados. En su interior aloja el calibre 240 Q con un grosor de tan solo 3,88 mm y dotado de carga automática, detalle muy práctico para los que prefieren guardar el reloj en un rotor giratorio sabiendo que el calendario no se desajustará por falta de uso.

Al igual que las últimas referencias de la casa, el 5940 viene avalado por el estricto sello Patek Philippe: toda una garantía de trabajo bien hecho.

Trackbacks para este artículo

  1. Rotonde de Cartier Double Tourbillon Misterioso | Sibaritalia

Deja un comentario