Masdar, un oasis sostenible

En el desierto del Emirato árabe de Abu Dabi, entre el aeropuerto internacional, la Universidad Khalifa y un elitsta club de golf, se erige Masdar, una ciudad sostenible donde los edificios futuristas se esconden del sol en calles estrechas. Por ahora solo 150 estudiantes conviven con las grúas que continuarán elevando la metrópoli hasta 2030. Para entonces se espera que albergue a más de 40.000 habitantes y 1.500 empresas.

Su arquitecto Norman Foster eligió la orientación noroeste para evitar la exposición solar directa, y ha aprovechado las corrientes de aire para su refrigeración. La meta de Masdar es reducir su dependencia energética y abastecerse solo de fuentes renovables. Hasta el momento lo intentan gracias a los paneles solares que revisten los tejados, pero al llegar la noche sus escasos habitantes se ven obligados a recurrir a la red eléctrica.

En el futuro, la ciudad contará con un sistema de pozos geotérmicos que aprovecharán la temperatura de las bolsas de agua que hay a 2.500 metros bajo tierra.

Pero el objetivo de Masdar es mucho más ambicioso. No se trata de una simple ciudad residencial. Aspira a ser la sede de la investigación y las empresas dedicadas a la energía limpia, el Silicon Valley de las renovables. De momento, su Instituto de Ciencia y Tecnología, cofundado por el MIT, ha atraído a investigadores de todo el mundo y el capital de empresas tan importantes como Siemens.

Trackbacks para este artículo

  1. Un paraguas para evitar el deshiele polar | Sibaritalia
  2. Miami Beach podría tener un nuevo skiline | Sibaritalia

Deja un comentario