La dulce miel de Jaeger-LeCoultre

La marca relojera suiza Jaeger-LeCoultre, especializada en la creación de relojes lujosos, demuestra una vez más su fidelidad y compromiso con el medio ambiente. En esta ocasión lo hace mediante la producción artesanal de miel. Sin duda Antoine LeCoultre, el fundador de la firma, puede sentirse orgulloso de la empresa a la que dio nombre.

En el inigualable Vallée de Joux (Suiza), todos los visitantes de la Grand Maison, la manufactura Jaeger-LeCoultre, a partir del pasado mes de julio son y serán testigos de las 10 colmenas que se han instalado, el esmero que se pone en su cuidado y, por supuesto, degustar la deliciosa miel que se produce.

No se ha dejado nada al azar, y es Franck Crozet, un apicultor profesional el responsable de garantizar el buen estado de las colmenas, abejas y miel. Debemos tener en cuenta que estos pequeños insectos, actualmente en extinción, son verdaderamente importantes en el ecosistema, ya que contribuyen a la reproducción vegetal desplazando el polen de las flores en sus trayectos aéreos.

Se trata de una miel exclusiva que no se pondrá a la venta, por lo que si quieres degustarla tendrás que visitar las instalaciones de Jaeger-LeCoultre en Suiza. Merece la pena seguro.

Deja un comentario