Worth, origen de la pasarela y la alta costura

El diseñador inglés Charles Frederick Worth (1826-1895) fue quien usó por primera vez a modelos de carne y hueso en lugar de maniquíes para presentar sus vestidos. Worth empezó en Londres a los 13 años como aprendiz en la empresa de paños Swan & Edgar. Fascinado por la moda, emigró a París.

En 1846, empleado en la mercería Gagelin-Opigez, conoció a su futura mujer, Marie Augustine, que era clienta de la casa. Gracias a ella, que mostró los patrones de Worth a la mujer del embajador austríaco, se dio a conocer entre las grandes damas. La propia emperatriz Eugenia de Montijo (esposa de Napoleón III) lo eligió como modisto.

Instalado en la rue de la Paix, Worth dictó la moda de la segunda mitad del XIX, con sus vestidos de telas lujosas. El suyo fue el primer establecimiento de moda al cual acudían las clientas ricas a hacerse los trajes -y no el modisto a casa de ellas, como era costumbre-. También fue pionero en organizar desfiles para mostrar sus colecciones de temporada.

Además, al proteger sus creaciones contra el espionaje industrial, Worth propició que la gente empezara a hablar de alta costura y se crearan las primeras etiquetas comerciales.

Deja un comentario