Skyactiv, la palabra mágica del Mazda CX-5

Los responsables de la firma japonesa Mazda decidieron partir de una hoja en blanco y cuestionarse por completo el concepto de automóvil. Su idea era aplicar toda una serie de nuevas experiencias tanto en la estructura como en el propio funcionamiento del vehículo. A todo ello lo llamaron Skyactiv.

Los ingenieros de Mazda han trabajado a fondo en formas, materiales y procesos. Así, han logrado rebajar el consumo de combustible nada menos que un 15% en los motores de gasolina y hasta un 20% en el diésel. Es más, han reinventado las transmisiones para evitar rozamientos y pérdidas energéticas, mejorando así la eficiencia de todo el sistema.

También han conseguido reducir el peso hasta los 1.345 kilos, algo sobresaliente en una carrocería SUV, como la del CX-5. Este modelo, de hecho, posee un coeficiente aerodinámico asombroso. Cuando se desliza por la carretera, su consumo medio es de 4,6 litros de cada 100 kilómetros. En conjunto, parece una utopía hecha realidad.

En el programa Skyactiv de Mazda destaca la renovada estructura del vehículo, ligera, pero muy rígida, así como un avanzado sistema de transmisión que mejora el consumo de combustible. Teniendo en cuenta que el porcentaje destinado a impuestos del precio que pagamos por la gasolina sin plomo es del 46% y del 40% en diésel, el ahorro está más que garantizado.

Trackbacks para este artículo

  1. El libro para piernas robustas | Sibaritalia

Deja un comentario