Sea Orbiter, un superlaboratorio oceánico

El arquitecto francés Jacques Rougerie reconoce que la obra de Julio Verne ha inspirado en buena parte el diseño de su espectacular laboratorio oceanográfico Sea Orbiter. Su idea era desarrollar un centro de investigación ecológico que permitiera observar in situ y durante largos periodos de tiempo los ecosistemas subacuáticos, los procesos naturales que afectan a las grandes masas de agua y el impacto que tienen en ellas las actividades humanas.

Podríamos definir el Sea Orbiter como mitad barco, mitad submarino. Si se cumple el calendario previsto, la embarcación podría botarse a mediados de 2013. En cualquier caso, dará que hablar. Y es que más de la mitad de su estructura -31 de los 51 metros que mide de alto- ha sido diseñada como si fuera un observatorio submarino. En esa zona presurizada, ocho acuanautas estudiarán los océanos como nunca antes. Además, podrán acceder al medio marino y contarán con vehículos y cámaras robotizadas que les permitirán tomar muestras y realizar filmaciones a cientos de metros de profundidad.

Sobre ellos, diez tripulantes les proporcionarán los suministros y se ocuparán de las comunicaciones y los sistemas de navegación. También llevarán a cabo observaciones en superficie de otros fenómenos relacionados con este biotipo, como los desplazamientos de algunas especies migratorias.

El Mediterráneo y el Atlántico, donde el Sea Orbiter iniciará un amplio estudio de la corriente del golfo, serán los primeros enclaves que visitará esta nave.

Trackbacks para este artículo

  1. Halcones vips en Abu Dabi | Sibaritalia

Deja un comentario