Deportivos de lujo y golf

Hace años, una curiosa forma de medir la capacidad del maletero de un automóvil de alta gama era anunciando cuántas bolsas de palos de golf podían alojarse en su interior.

Esta curiosa forma de medir parecía que había desaparecido, pero últimamente se ha recuperado, sobre todo, en los modelos premium y en particular los americanos, que anuncian la capacidad de su maletero primero en número de bolsas de golf y luego en volumen real, ya que parece que el público entiende mejor la capacidad de esta forma que con las tradicionales y universales unidades de medida.

La llegada de los cabrios con techo duro plegable, que reducen de forma drástica el volumen del maletero cuando están descapotados, supuso un inconveniente para los golfistas y en realidad para cualquiera, pues en algunos modelos meter o sacar algo del espacio de carga, cuando el techo está plegado, resulta realmente complicado.

Y volvemos a encontrarnos con  la medición ‘del golfista’ en este tipo de descapotables, como el caso del nuevo Mercedes SL, que en su dossier de prensa anuncia y demuestra que caben dos bolsas completas de palos… con el techo puesto, capacidad que se reduce a un solo equipo descapotado; pero eso sí, en este último caso es posible acceder a ella sin necesidad de poner el techo, lo mismo que ocurre, por ejemplo, con el Lexus IS Cabrio.

Trackbacks para este artículo

  1. La Bolsa de Golf de Louis Vuitton | Sibaritalia

Deja un comentario